Consejos para familias desde la Educación Diferenciada

Por: Colegio Monte María

Los padres, siempre están buscando las mejores estrategias y formas de atender a las diferencias de sus hijos. Cada familia, se da cuenta, con el paso del tiempo, de que cada uno es diferente y que las acciones formativas que se aplican con un hijo, no resultan siempre efectivas con otro. Individualizar la educación de los hijos implica reconocer las características, cualidades, áreas de oportunidad y necesidades de cada uno.

La educación diferenciada plantea como parte de esta individualización, el reconocimiento de las diferencias separando niños y niñas en todos o en algunos de los momentos de su vida escolar, encontrando en la separación un medio para conseguir los objetivos de igualdad, participación y calidad de aprendizajes en todos los estudiantes, independientemente de su sexo (Riordan, 2009).

Actualmente la educación ha respondido a la realidad sanitaria de los diferentes sectores de nuestro país. En algunas ocasiones la modalidad de entrega educativa ha sido a distancia, y en otras, ya hay acercamientos híbridos (presencial y a distancia en diferentes tiempos). Esto requiere de los padres mucha organización y continuar con el reconocimiento de cada hija o hijo para propiciar un ambiente que sume a la organización escolar electa. Algunos consejos que se derivan de la educación diferenciada y que pueden ser aplicables a estos contextos son:

Consejos para padres de niñas:

1. Cuidar el ambiente: Para que las niñas se sientan cómodas en el proceso educativo, necesitan un espacio limpio, ordenado, organizado y que huela bien. Las niñas tienen sus sentidos alerta y cuidar estos elementos hace que se distraigan menos y estén a gusto.

2. Hacer suyo un espacio: Las niñas se benefician de contar con un ambiente personalizado, que tenga decoraciones coloridas y significativas para ellas. Elementos que reflejen su vida escolar, sus pasiones y esfuerzos serán una herramienta de inspiración para el logro de sus metas. 

3. Compartir experiencias: Empezar y finalizar el día con espacios compartidos entre padres y las hijas, colabora en la formación de lazos y conexiones especiales. Efectos hormonales relacionados con la serotonina y oxitocina empujan a la conexión. Las actividades académicas resultarán más significativas si logran compartir conocimientos, experiencias e ideas sobre lo abordado en el aula.

4. Expresar saludablemente las emociones: Ayudar a las niñas a ordenar y expresar sus emociones de manera justa y equilibrada, así como a evitar la “sobreactuación”, es importante para el desarrollo del equilibrio y autodominio. Retarlas a centrarse en soluciones y opciones para resolver conflictos es un aprendizaje para la vida.

5. Concebir el error como parte del aprendizaje:Es valioso transmitir a las niñas que el error es parte normal de cualquier proceso de aprendizaje y construcción. Ayudarlas a tomar riesgos en participaciones de clase o actividades institucionales les irá abriendo otros espacios de crecimiento y posibilidades de liderazgo. 

Consejos para padres de niños:

1. Organizar el ambiente: Los niños tienden a ser un poco más dispersos. Un ambiente austero, con decoración equilibrada colaborará en centrar su atención en la jornada académica. Esto incluye el tener los materiales necesarios listos y de manera accesible. Evitar también tener juguetes u otros distractores en este espacio.

2. Favorecer el movimiento: Es recomendable que los niños tengan espacios en su horario para hacer deporte de manera diaria. Esto favorece un mejor manejo de energía y concentración.

 

3. Brindar instrucciones claras: Proporcionar instrucciones captando la atención de los niños, haciendo que hagan contacto visual. Brindar una instrucción a la vez, o brindar algún apoyo visual para revisar su avance (si son varias), favorecerá su organización y evitará que olvide alguna acción necesaria.

4. Expresar emociones de otras formas: Usualmente la expresión de emociones es más compleja para los niños. Por ello, animarlos a escribir notas, brindar abrazos y acercarse a los demás para agradecer algo, pedir disculpas o manifestar su afecto, es una forma de educarlos para un compartir saludable de sentimientos.

5. Favorecer la colaboración: Es usual que los niños prefieran competir. El ayudarlos a esperar turnos, colaborar, apoyar y recibir apoyo desarrollará un mejor autocontrol y un punto de vista realista sobre sus capacidades. 

admisiones maestra y niños aprendiendo

Asimismo, existen acciones que pueden favorecer a ambos sexos. Algunas de ellas son:

1. Mantener horarios y rutinas: Los horarios y las rutinas generan ambientes previsibles que brindan seguridad. El contar con horas establecidas para el descanso, la alimentación, la academia y la recreación ayudarán al cuerpo a mantenerse en equilibrio y con los elementos necesarios para lograr aprendizajes de calidad.

2. Alimentarse de manera saludable: Contar con una dieta balanceada asegura que la niña y el niño tengan las energías necesarias para desarrollar sus actividades; además, reduce el riesgo de padecer enfermedades. Esto se logra teniendo horarios de comida y menús organizados con el contenido de nutrientes que el cuerpo necesita.

3. Espacios para compartir la lectura: La lectura es un instrumento valioso para el aprendizaje. Establecer un tiempo en familia para leer o, escuchar leer a las niñas y los niños, les ayudará a automatizar este proceso y a desarrollar su comprensión e imaginación.

4. Retomar los hábitos de sueño: El sueño es indispensable para el descanso, la reparación del cuerpo y el aprendizaje. Es por medio del sueño que nuestras niñas y niños memorizan y consolidan conocimientos, experiencias y habilidades.

El contar con una rutina de descanso que incluya una comida liviana, no uso de dispositivos electrónicos antes de dormir, cambio de ropa, cepillado de dientes y despedirse, favorece que el cuerpo reaccione preparándose para dormir.

Según la Academia Americana de Pediatría, los niños deberían dormir la siguiente cantidad de horas:

  • 1 a 2 años – 11 a 14 horas (incluyendo siestas)
  • 3 a 5 años – 10 a 13 horas (incluyendo siestas)
  • 6 a 12 años – 9 a 12 horas
  • 13 a 18 años – 8 a 10 horas
Referencias:
  • (compilación), E. V. (S.F.). Nuevo Paradigma escolar, Educación Single-Sex o diferenciada. Argentina: Ediciones Logos; Editorial Promesa.
  • Aguiló, A. (2014). Educación Diferenciada, 50 preguntas para un debate. Madrid: Digital Reasons.
    Charro, M. C. (2005). La educación diferenciada: un modelo de educación personalizada y una opción de libertad. Simposio Internacional La familia, educación y género. Barcelona: Cambia el mundo.
  • Charro, M. C. (2009). Guía para una educación diferenciada. España: Toromítico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.